Julio Muñoz

Propuesta de trabajo colaborativo – Dialogo Intercultural

 

Extractos del Texto “Territorio y Dialogo Intercultural

 

 • Comunicación y diálogo

 

“Es necesario establecer un punto de partida para establecer un necesario diálogo, cada elemento cultural debiera ser considerado compuesto y de conexión entre culturas. El conocimiento en el otro genera el diálogo, desde los elementos comunes y sus vestigios culturales. Existen lugares de referencia visibles que provocan una estación común. Sabemos que los impactos socioculturales, medioambientales son comunes a toda cultura y son estas mismas culturas y sus distintas caras que manifiestan los actuales conflictos del ser humano y su relación con el medio. Un mal ambiente genera un mal vivir. Lo anterior es comprobable, que en los lugares afectados medioambientalmente también son impactados de una misma forma los seres humanos que habitan allí. Estamos frente a la evidencia de que los efectos de la industrialización y el sistema neoliberal desenfrenado, afectan tanto a comunidades nativas (Lof o comunidades con reconocimiento estatal) como al hábitat chileno de las personas que viven tanto en la ciudad como en un entorno natural no urbanizado.

 

La comunicación entre culturas presupone antes que nada la identificación de la otra cultura, sin sesgos o al menos rigurosidad en identificarlos, en este acto se genera un hito que sitúa el uso común del lenguaje que incentiva al diálogo. Se apropia el lenguaje o quizás la otra cultura coloniza también su mirada sobre el otro sin el control propio del ordenamiento territorial desde mi centro hegemónico de poder. Las formas y la importancia en la aplicación de metodologías y didácticas de asimilación de la información, generan un terreno propicio para un diálogo fructífero.

 

Cruce de visiones

Aun en el espacio civilizatorio la distancia entre el investigador e investigado es necesario sentarse a dialogar. Ponernos en el lugar del otro significado, informar mejor que investigamos, dialogar informar sobre Ia molestia o disentir sobre lo que no es viable.

Es evidente que nos urge encontrar protocolos o códigos culturales que sean diferenciados para poder leer mejor la cultura del otro.

He nombrado algunos de los conceptos o elementos que pudieran generar un dialogo frente a la distancia que media entre los diferentes intereses y visiones de mundo, evidentemente nada de esto es rígido solo en una adecuada metodología se puede propiciar un espacio para generar el diálogo y emprender una relación más equilibrada en cuanto a las visiones de mundo.

 

 • Territorio

El territorio físico y político administrativo son definidos como lugares y recursos por el modelo neoliberal y/o los centros de relación de poder y ocupación. Esta proyección de un orden territorial es una demanda de patria o el sentimiento de nación chilena. Esta definición modela la estructura administrativa de depredación y extractivismo.

La definición de los lugares de significación cultural, ceremonia, entre otros elementos constitutivos de las prácticas ancestrales, depende mucho de que dispositivo de observación usamos para ser coherentes con la misma medida espacio temporal de lo que observamos.

Los territorios comunes interactúan dinámicamente, a veces, buscan consensuarse o ejercer un control, dependencia, subordinación, conjunción etc., para luego formalizarse y establecer en sistema de comunicación inevitable entre culturas y visiones de mundo.

En el orden territorial ancestral, normado por el código grabado en el Azmapu, a través del ver, observar “inalen”, interactúa a su vez al aprehender la realidad territorial por medio de la asimilación de la proyección cultural ajena. Reconociendo el uso de la escritura como una grabación que delimita las formas de ver y define desde la otra mirada proyectada sobre sí mismo la cultura ajena.

Identificar los modelos de proyección es relevante, pues permite establecer la distancia necesaria del cuerpo dentro del espacio físico tangible e intangible, el reconocimiento de lo ajeno para poder generar un diálogo en la diferencia o contraste acerca de cómo identifico mi territorio.

 

Independiente de nuestro conocimiento y del lugar del control del territorio, existen espacios, fuerzas, fenómenos y conjunto de creencias que nos dicen acerca del valor comun en toda sociedad.

Las sirenas, shumpall existe en muchas partes del mundo y la conceptualización y forma de ver depende de cada cultura. La simbolización varia, así como varia también la practica ceremonial en torno a ellas. Las proyecciones sobre estas creencias son grabadas frente a cada cultura.

 

 

 • Territorio espiritual y Territorio físico

 

“Para hablar de territorio es necesario identificar los elementos que lo conforman y los códigos diferenciados, para asentar el diálogo intercultural, sabiendo que una parte es la que cede. Allí identificó algunos elementos que asoman como diferenciadores en cuanto a la comprensión de mundo.

 

El territorio ancestral posee la dualidad indivisible entre lo físico y lo material. Como territorio físico se entiende un sinfín de proyecciones que nos define la cultura hegemónica de acuerdo a cualidades, y los límites de su configuración, producción, creencias, etc., identificando todo cuanto refleje la matriz generadora de la cultura dominante. Los períodos históricos que nos convocan, comienzan con los desplazamientos territoriales del viejo mundo hace más de quinientos años, la expansión extralimitada desde la revolución industrial en adelante, resultando las distintas sociedades americanas actuales. El territorio espiritual es una forma de ver el territorio en cuanto a su relación con el cuerpo propio y ajeno y su incidencia con nuestras proyecciones culturales. Las fuerzas naturales de la tierra, la supervivencia de los seres vivos, la relación con el espacio y tiempo, adquiere potencia a través del desarrollo del cuerpo propio, y se relacionan con los “espacios de significación cultural” que nos comunican y son parte de nuestra cultura y futuro como especie. Esta relación es importante, por cuanto, en la cultura colonizadora el territorio no posee esta doble dimensión, pues es el cuerpo alienado quien genera visión de mundo y es la dominación un patrón de hegemonía.

 

 Territorio físico en esta proyección visual podemos cruzar las proyecciones mapas, sistemas políticos, recurso económicos relaciones de poder entre otras. La distancia entre el territorio físico determinado por la división política administrativa desde el poder articula una alienada forma de ser dentro del territorio, este espacio civilizatorio es condicionado por la autoridad de quienes definen esta proyección. La grabación de esta proyección está sometida a efectos socioculturales que se deducen de la forma de aprehender este espacio. Esta proyección en matrices de visualización ordena físicamente y en forma seriada el sistema de reproducción de la cultura que busca asimilar y someter la fragmentación del suelo y capas de espacio a un modelo depredador que condiciona las maneras de ver la realidad. Divisiones políticas, provincias localidades, rutas, carretera, centros urbanos, acopio productivo, centro de adoctrinamiento socioculturales de condicionamiento seriado, explosión desde la industrialización como la puesta en práctica sobre una nueva forma exógena de reconocer el territorio, sistema mono natural de entender la cultura.

 

El territorio físico ampliado a las diversas culturas se refiera la necesidad de grabar una proyección sobre soportes que legitimen la visión de mundo. Toda la experiencia del conocimiento esta al servicio de esta proyección. El conocimiento del mundo, la relación de los elementos naturales, propiedades fiscas de la materia, conllevan esta comprensión, el territorio físico es el final del resultado de la acumulación de conocimientos, fragmentados y reunidos a través de una progresión cultural a través de los tiempos, que va en concomitancia con el desarrollo del sistema estructural, económico y político mundial. Es la ciencia y sus múltiples formas y especialidades que reafirman esta idea, estos  nos llevan a definir con la soberbia de la razón impuesta acerca de la verdad consignada en los distintos soportes. Sabemos que muchas de las ciencias, filosofías, creencias, si bien se oponen diametralmente en muchos aspectos, también hemos comprobado que la naturaleza humana no difiere en cuanto a los preceptos más básicos acerca del conocimiento y cuerpo de creencias fundamentales. ¿Que nos separa?, las interpretaciones, el irrespeto, la transgresión de los territorios a través del despojo, genera la dispersión del conocimiento, la imposibilidad de generar diálogo posible, que se instale dentro de la cordura, pues todo otro dialogo fuera de las delimitaciones territoriales es solo retórica y dialogo superfluo.

 

En cuanto al territorio, las proyecciones principales radican en el diseño de los mapas, que han sido la principal carta de navegación y testimonio visual de la conformación territorial, asimilación de este por medio de la gráfica, sustentada por el análisis científico, la unidad de medida, la geométrica que arma este plano general de la realidad proyectada.”

“Un punto de partida para encontrar unos de los errores dentro de un dialogo sobre el territorio, es la conformación de la realidad de éste"

Por un lado, debemos aceptar que un dialogo no es equilibrado cuando el lenguaje es aportado por uno de los participantes menos aun cuando este lenguaje es impuesto a fuerza de sangre y muerte.

Podemos considerar un dialogo fructífero cuando el lenguaje no ha sido consensuado en justo equilibrio, la palabra escrita es ley, o fijación de una idea jurídica, por un lado, y en cualquier situación de decisión es usada como la ley que rige cualquier diferencia, puede ser considerado legal cualquier arbitrio si la ley sellada es en base a la palabra.”

 

 

 • (texto 1) Arte y Territorio

 • Resumen

 

 •  Siempre es necesaria una reflexión con una mirada critica hacia la historia del arte y su relación con el origen del arte en la cultura occidental. Y como esta idea influencia toda la expresión humana y su implicancia territorial.

 

 •  La palabra grabar, escrita y oral nos dice sobre la acción expresiva de fijar una idea sobre un soporte que mantiene la visibilidad en el tiempo de un aspecto de la cultura. Proyección es un sistema de códigos que fijados nos remiten a la presencia visible de una cultura en cualquier período histórico y lugar. El concepto de cuadro, es un sistema científico de proyección de visión de mundo, y es una de las fórmulas visuales aun presente en las prácticas cognitivas contemporáneas.

 

 •  El período historico del renacimiento europeo y la idea del hombre centro de todas las cosas, el vínculo con el sistema neoliberal contemporáneo y su implicancia con los procesos actuales en los países colonizados se hace hoy evidente y fuente rica en recursos de proyeccion.

 

 •  El poder territorial del colonizador que trae consigo la guerra, y el control sobre el territorio invadido. La creencia religiosa como doctrina y las proyecciones que facilitan esta asimilación forzada sobre los cuerpos (propio y ajeno) que habitan esta parte del mundo. El cuerpo propio es el lugar donde se produce la relación entre mi ser tangible e intangible. Cuerpo ajeno es la relación externa del territorio pero que condiciona mi forma de ver, en cuanto este espacio genera situaciones que están fuera del ámbito humano, pero tensionan mi visión de mundo. Este cruce de visiones nos permite dialogar sobre la memoria histórica y el futuro.  El territorio es posible identificarlo en la medida que deviene mi ser corporal. Esto nos permite establecer diferencias entre territorios. El cuerpo del territorio colonizador trae consigo su visión de mundo importado con todos los componentes, sistema de creencias, leyes filosofía, animales, plantas etc., toda la construcción moral y sentido corporal, las ideas, la elaboración perceptual y la expresión final.

 

 •  Para hablar de territorio es necesario identificar los elementos que lo conforman y los códigos diferenciados, para asentar el diálogo intercultural, sabiendo que una parte es la que cede. Allí identificó algunos elementos que asoman como diferenciadores en cuanto a la comprensión de mundo.

 

 •  El territorio ancestral posee la dualidad indivisible entre lo físico y lo material. Como territorio físico se entiende un sinfín de proyecciones que nos define la cultura hegemónica de acuerdo a cualidades, y los límites de su configuración, producción, creencias, etc., identificando todo cuanto refleje la matriz generadora de la cultura dominante. Los períodos históricos que nos convocan, comienzan con los desplazamientos territoriales del viejo mundo hace más de quinientos años, la expansión extralimitada desde la revolución industrial en adelante, resultando las distintas sociedades americanas actuales. El territorio espiritual es una forma de ver el territorio en cuanto a su relación con el cuerpo propio y ajeno, su incidencia con nuestras proyecciones culturales. Las fuerzas naturales de la tierra, la supervivencia de los seres vivos, la relación con el espacio y tiempo, adquiere potencia a través del desarrollo del cuerpo propio, y se relacionan con los “espacios de significación cultural” que nos comunican y son parte de nuestra cultura y futuro como especie. Esta relación es importante, por cuanto, en la cultura colonizadora el territorio no posee esta doble dimensión, pues es el cuerpo alienado quien genera visión de mundo y es la dominación un patrón de hegemonía. Es en estas notables diferencias de visión de mundo donde se puede hablar de arte chileno y arte mapuche en general.

 

 • El sistema del arte chileno no es reflejo del cuerpo propio en el territorio, esto genera un arte sucedáneo no vinculado al territorio. Este arte al igual que las relaciones de poder, creencias, leyes, y más, nace a partir de una idea de productividad. El arte generado desde esta perspectiva, es parte de toda la relación de producción serializada, símil de la producción de vacas, árboles, entre otras, y el posterior consumismo desenfrenado.

 

 •  El contenido y génesis de la comprensión territorial, su doble definición indivisible y la relación de diferencia entre una cultura y otra, nos da luces del sentido del arte en el territorio . Los rasgos que nos permiten diferenciar esto son el gesto, la acción y la obra, y es dentro este contexto de vivencia temporal paralela es donde se podría hablar de arte contemporáneo mapuche.

Finalmente presencia cultural diversa en un mismo territorio físico y una ventana abierta aun dialogo intercultural.