Julio Muñoz

Propuesta Artística

 

 • El desarrollo de mi trabajo se articula en colecciones, que son una posibilidad expresiva, metodológica y estética, vinculada a un proceso de vida de una identidad ancestral Mapuche -Williche, de un “hacer con”, de correspondencia entre el ritmo de la vida propia, que se articula con el despliegue visual de la obra completa.

 

 • Mi obra navega en el continuo de la vida y se estaciona en algunos puertos que se vinculan a lugares de importancia internos y externos, remotos y contemporáneos. Es en esta estación en donde se consolidan las muestras definitivas.

 

 • Asumo la condición identitaria de la que he sido todo su trabajo artístico, basado y nutrido desde la pertenencia que posee al vivir desde necimeinto en el sector de Rawe, Osorno desde esta pertenencia física, temporal, de los sueños, y las tradiciones manifiesta toda mi cosmovisión.

 

 • Colecciones

 

 • Tres momentos en la colección

 

 • Abordo las colecciones en base a los distintos momentos emocionales, la urgencia de mostrar la vivencia o simplemente la libertad de no restringirse a dialogar con el lenguaje propio y con el balbuceo del recuerdo.

 

 • Los estilos artísticos otorgados en las distintas naciones y momentos históricos, permiten el deambular sobre el tiempo y espacio alterno, como un cabalgar solitario en un vasto mundo colmado de imagen.

 

 • Los formatos, los lenguajes y estilos, son solo recursos que llevan a cada colección en un deambular acotado, definido por la producción que necesita verse y presentarse.

 

 • Tiempo horizontal

 

 • Cada obra se desarrolla en el tiempo de acuerdo a la vivencia y experiencia que lleva al despertar de la colección, que no es más, que recuperar el espacio perdido y la circulación de la imagen huérfana sin relación con su par.

 

 • Así es como cada obra manifiesta su ritmo de acuerdo al estilo consensuado, y su momento de pulsación espiritual. Este tiempo se entrelaza con el tiempo del espectador, que primero se instala en su imaginario, para luego venir desde el recuerdo, permanecer y prevalecer más allá de la mirada.

 

 • Cada colección se elabora en forma independiente, filtrándose con las otras para alimentarlas y nutrirse de ellas, entonces puede continuar en el tiempo indefinidamente conviviendo con las otras colecciones que vendrán.

 

 • Actualidad

 

 • El lenguaje estético tiene que ver con la necesidad de expresar momentos y estados independientes reflejados del estilo usado para esta tarea e idea artística.

 

 • Cuando hablamos de colección nos referimos a que el tema general de la obra gira en torno a la indivisibilidad con respecto al estilo.Estilo el cual, es solo es el medio por el cual la colección se desarrollará dentro de un marco de reglas claras y estrategias conducidas a generar el motivo por el cual se levantan estas colecciones.

 

 • Vivencia

 

 • Mi vida,  mi infancia esta marcada por una convivencia con los espacios comunes de la sociedad del margen latinoamericano. No ajeno a esto, los “sueños” configuran la visión de mundo, en que los espacios se hacen propios gesticulando mi forma de ver el mundo, a partir de la unicidad del espacio.

 

 • El mundo vive y la experiencia humana persiste a pesar de “weza newen” o la mala fuerza que no hemos conseguido controlar. La construcción de nuestro mundo es física, pero también  espiritual, es aquí el origen de las principales directrices que determinan nuestro tiempo.

 

 

3. Arte y Cultura desde el Sur de Chile (descentralizacion)

 

3.1 Propuesta Arte y Cultura desde el Sur de Chile

 

 • El Sur de Chile y las zonas fuera del centro geopolitico, poseen una esencia propia y distinta del resto del territorio nacional en donde se concentran los centros culturales y artísticos del país, pero la identidad rara vez se ve reflejada en la sincronía entre el mundo cultural que detenta nuestra identidad y el mundo verdadero o vivencial del cual los habitantes somos parte.

 

 • Nos vemos sometidos a retóricas y referencias  muchas veces ajenas a nuestra propia manera de sentir y de mirar. Nuestros colores, paisajes, historias y  vínculos que nacen desde la niñez hasta la madurez nos distinguen de otras zonas que no poseen esta vivencia afectiva del observar.

 

 • Reflexionar y desarrollar una mirada desde nuestro territorio nos permite abrir nuevas directrices y sentimientos que engrandecen nuestra mirada, permitiendo ver estos contenidos desde otra perspectiva con mayor nitidez y color los cuales antes no se apreciaban.

 

 • Todo lo anterior es necesario que sea visto más allá de nuestros límites territoriales, pues creemos que desde nuestro lugar es posible establecer un precedente de como esta nueva visión se valida y constituye junto a otras distiguiendo elementos como:

 

 • Territorialidad

 

 • Se refiere a como desde esta perspectiva, el sesgo cultural vinculado a aspectos espirituales de la religiosidad propia de un lugar, se reconoce en lugares que han permanecido por miles de años los cuales las culturas ancestrales han resguardado y protegido.

 

 • Interculturalidad

 

 • El territorio de origen Mapuche-Williche poseee una alta presencia cultural, tanto en población como en vestigios patrimoniales.

 

 

3.2